Oración de la Serenidad

Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que sí puedo cambiar, y la sabiduría para conocer la diferencia. Viviendo un día a la vez; disfrutando un momento a la vez; aceptando la dificultad como el camino hacia la paz. Tomando, como Jesús lo hizo, este mundo pecador tal cual es, no como sería. Confiando que Tú harás que todo salga bien si me entrego a tu voluntad; para que sea razonablemente feliz en esta vida y sumamente feliz contigo para siempre en la eternidad. Amén.

Reinhold Niebuhr

8 Principios

Reconozco que no soy Dios. Admito que no tengo el poder para controlar mi tendencia a hacer lo malo y que mi vida es inmanejable. DICHOSOS LOS POBRES EN ESPIRITU

En una forma sincera creo que Dios existe, que le intereso y que Él tiene el poder para ayudarme en mi recuperación. DICHOSOS LOS QUE LLORAN, PORQUE SERAN CONSOLADOS

Conscientemente decido comprometer toda mi vida y voluntad al cuidado y control de Cristo. DICHOSOS LOS HUMILDES

Una apertura para un autoexamen y confesión de mis faltas a Dios y a alguien en quien confío. DICHOSOS LOS DE CORAZON LIMPIO

Para que Dios pueda hacer los cambios en mi vida, me someto voluntariamente a Él y con humildad le pido que remueva mis defectos de carácter. DICHOSOS LOS QUE TIENEN HAMBRE DE SED Y DE JUSTICIA

Evalúo mis relaciones. Ofrezco perdón a aquellos que me han dañado y enmiendo los daños que he ocasionado a otros, excepto si al hacerlo les dañara a ellos y a otros. DICHOSOS LOS COMPASIVOS. DICHOSOS LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ

Reservo un tiempo diario con Dios para una autoevaluación, lectura de la Biblia y oración para conocer a Dios y su voluntad para mi vida y obtener el poder para seguirla.

Al rendir mi vida a Dios para ser usada, puedo llevar esta Buenas Nuevas a otros, tanto con mi ejemplo como con mis palabras. DICHOSOS LOS PERSEGUIDOS POR CAUSA DE LA JUSTICIA, PORQUE EL REINO DE LOS CIELOS LES PERTENECE